1947

"Podemos mirar tranquilos al porvenir", este era el titular de una de las páginas del periódico "Albacete, diario de la tarde", del 18 de julio de 1.947, y proseguía "Hoy le consta al mundo entero que España es un elemento constructivo de la paz", recogiendo las declaraciones de "Su Excelencia el Jefe del Estado al diario "Arriba".

Las siguientes páginas están dedicadas a la noticia de ma muerte del torero "Manolete", que en Albacete, al igual que en el resto de España, causó un verdadero impacto.

Manolete fue un extraordinario matador, quizás el que con mayor precisión ha realizado a lo largo de la historia la suerte del volapié y, trágica paradoja, habría de encontrar ejecutándola la muerte. El 28 de agosto de 1947, después de haber sido muy discutido la temporada anterior, pues se le acusaba de exceso de comodidades y de tomar ventajas con los toros que imponía, y de no haber toreado apenas ese año, solo torea una corrida la de Beneficencia, comparte cartel en Linares con Luis Miguel Dominguín y Gitanillo de Triana. El segundo de su lote, Islero, de Miura, llega muy tardo y apretando a la suerte suprema. Manolete, como siempre, se entrega, pero comete un error técnico y ejecuta la estocada con mucha lentitud. El toro hunde hasta la cepa el pitón en su muslo derecho. Los destrozos causados en el triángulo de Scarpa atravesado por la vena femoral le produjo la gran hemorragia que terminó con la vida del torero el 29 de agosto de 1947 a las cinco horas y siete minutos de la madrugada.

Pero la causa final de la muerte del torero ha permanecido oculta hasta 1997, revelada por el hijo del médico de Linares que atendió al torero, Fernando Garrido. Parece ser que tras la cogida, que había sido grave pero no mortal, el torero había perdido mucha sangre y Fernando Garrido operó y dispuso que se le practicaran las transfusiones de sangre necesarias, cosa que empezó a hacerse. A las pocas horas el torero se recuperó, habló, se fumó un cigarro y hasta preguntó cómo había ido la corrida, aunque seguía débil. Fue entonces cuando llegó el doctor Giménez Guinea, en quién Manolete tenía mucha confianza, y ordenó que se suspendieran las transfusiones y que se le aplicara un plasma noruego: a los pocos segundos de entrar el plasma en la sangre del torero, apareció la muerte.

Para ampliar más sobre Manolete, seguir este enlace http://www.ganaderoslidia.com/webroot/manolete.htm

Y estas son páginas del diario de Albacete, del mes de agosto de 1947, donde cuentan y "opinan" sobre los hechos.

Ya en la feria de 1.947, se hablaba de la falta de una figura del toreo como Manolete, he aquí las muestras.

Y este es el cartel de las corridas de toros de la feria de 1.947, sin Manolete, que tomó la alternativa el 2 de julio de 1.939, y murió el 28 de agosto de 1.947. Como matador está 8 años escasos, uno de ellos el de 1.946, solo se viste de luces una tarde, y es para torear la corrida de Beneficencia. En Albacete, torea, prácticamente en todas sus ferias, solamente no actúa la mencionada de 1.946, y la de 1.944, porque no se llegó a un acuerdo para contratarlo.

Las veces que torea en la plaza de Albacete y en su feria de septiembre son en total 12 tardes, distribuidas de la siguiente manera:

Feria de 1.940: 2 tardes

Feria de 1.941: 3 tardes

Feria de 1.942: 2 tardes

Feria de 1.943: 2 tardes

En la de 1.944 no torea, pero en la feria de 1.945, se resarcen y lo contratan para 3 tardes, siendo la última que toree en Albacete, el viernes 14 de septiembre de 1.945 con toros de D. Félix Moreno (antes Saltillo) y compartiendo cartel con Fermín Espinosa Armillita y Domingo Ortega.

Y ya vamos a los periódicos sobre la feria de 1.947.

Como podemos ver en las crónicas, en aquellos tiempos, no sólo se cortaban orejas y rabos, sino también "patas", como podemos ver por la crónica del periódico.

Como en 1.947, no se había construído, todavía la "Caseta de los Jardinillos", los grandes bailes se celebraban en los "Jardinillos", como esta "Verbena de la prensa".

Y el último artículo trata sobre el final de la feria de 1.947.