Feria del centenario

En el siglo dieciocho, en 1.710,
un ilustre antepasado
del ahora nuestro rey
concediole, a los manchegos,
gente sencilla y de bien,
una Feria rutilante
donde se pasa fetén.

La feria comenzó a andar
en la proximidad de un convento,
que en su interior albergaba
una Virgen encontrada
mientras podaban sarmientos.

Como llana es nuestra tierra
y como llano el terreno
donde el labrador la halló,
de los llanos la llamaron
y Llanos la llaman hoy.

En honor a la Señora
es esta celebración

Comercial fue en sus inicios
pues en ella se vendía,
el cereal obtenido
meses atrás en la trilla.

Se traían ejemplares de ganado
que se cambiaba o vendía,
se artesanaban aperos  
para labrar, algún día.

Los herreros se encargaban
de herrar la caballerías,
también fueron los inicios
de nuestra cuchillería.  

Y aquellos que no tenían
ni animales ni sembrados,
cambiaban otros productos
por ellos elaborados.

Cambiaban dulces por quesos;
miel por chacinería,
frutos secos de sus huertos,
pollos, liebres y gallinas.

Cambiaban hilos de seda
por bordados y puntillas,
que servían para hacer
el “ajuar” de las “marías”.

Toda esta muchedumbre
que a este evento venía,
regresaban a su tierra
diciendo que volverían,
marchabansé muy contentos
del negocio que se hacía.

Y, al llegar el nuevo año
que otro septiembre traía
volvían, una vez más,
a la feria de su vida.

Han pasado muchos años,
tres siglos -ni más ni menos-
aunque parezca mentira
la feria sigue existiendo.

Cada siete de septiembre
en la plaza de Lodares,
tras la suelta de palomas
y tras la Salve de honor  
que se canta a la Patrona,
se inicia la cabalgata,
que postinera y alegre,
va recorriendo las calles
de la ciudad de Albacete.

Calle Ancha, Altozano,
Ayuntamiento, San Juan,
por la calle de la Feria
se termina en el ferial
donde todos, apiñados,
esperan con emoción
ver como la alcaldesa
abre de nuevo el portón.

Cuando la “Puerta de Hierros”
queda abierta, un año más,
se inundan los soportales
del gran recinto ferial
de manchegos y manchegas
que vienen a pasear,
a bailar en la verbena,
o a la Virgen visitar.

La Feria está inaugurada
se le dice al mundo entero,
disfrutad, con alegría,
los diez días venideros.

Y cuando llegue el momento
de echar el cierre al portón
no estéis tristes, alegraos,
de esta celebración,
que cumple trescientos años  
en su próxima edición.  

¡Feliz Feria 2.010, a todos los albaceteños!

Asun Sánchez-Castro