Programa Feria 1981

 

Cartel 1981

Historia 1981

La Ciudad

Adolfo Suarez había dimitido, de la presidencia del Gobierno y en el Congreso de los diputados se procedía a la elección de Calvo Sotelo, como sustituto del mismo. La radio y la televisión retrasmitían a todo el país las votaciones. Todo era normal, casi soporífero, cuando unos guardias civiles, al mando del Teniente Coronel Tejero, irrumpió en el hemiciclo disparando tiros y diciendo que aquello era un golpe de estado. España tembló y Albacete también. En la ciudad hubo sus más y sus menos a la hora de que había que hacer;  quedarse o marcharse, romper carnets o esconderlos. Fueron unas cuantas horas de incertidumbre para algunos albaceteños cuya significación política era conocida por todos. Hubo miedo y se pasó una noche muy larga. El final fue feliz. Tras la aparición del Rey en TV apostando por la Constitucionalidad vigente y dando un claro rechazo al “Golpe”, las cosas volvieron a sus cauces normales.

La Feria

Corrida de Feria en Albacete, sexta de abono y buen cartel  con los diestros;  Rafael de Paula, El Cordobés y Palomo Linares. La  afición con  muchas expectativas por lo que la plaza estaba llena. La corrida no estaba siendo buena, muchas protestas del público que veía como un festejo que se presentaba  muy bien, en un principio, estaba dando sus últimos coletazos sin que se hubiera visto nada de resaltar en el ruedo y de repente, saltó  la tragedia. Un quinto toro de los Guateles, de nombre Sospechosos, con 485 kilos y cabeza bien armada de pitones, acababa de salir al ruedo cuando por el tendido 7 se lanzó un joven con el torso desnudo y la camisa en la mano. Se dirigió derecho hacia el toro,  lo citó y el toro se le arrancó corneándole con tanta violencia que le infringió dos cornadas mortales, una en el bazo y otra en el cuello, rompiéndole la aorta. El espontaneo cuyo nombre era  Fernando Eles Villarroel Sánchez, murió instantáneamente en el coso. Los que le conocían sabían que era aficionado a los toros y, aunque nunca había pretendido ser torero, no era la primera vez que se lanzaba a un ruedo como espontaneo.
Parte del público abandonó la plaza horrorizado y los que permanecieron en los tendidos, increparon a Manuel Benítez “El Cordobés” por no haber impedido la tragedia. El caso es que, el chico de veintisiete años murió en un lance que nunca debió suceder. El Ayuntamiento, en señal de duelo, suspendió los actos que había programados para aquel fatídico lunes 14 de septiembre de 1981, y el diestro cordobés anunciaba, pocos días después del suceso, su retirada de los ruedos.

Medidas del programa: 21 x 15 cm

 

Cartel de Toros 1981